viernes, 9 de marzo de 2012

EN RELACIÓN AL DIBUJO...

Tema: "El Disparo de Maíz"

Diibujo a la tinta sobre papel.

Dimensiones: 51 x 72 cms.

Autor: Álvaro Sermeño. (Salvadoreño).



EN RELACIÓN AL DIBUJO…


Por: Álvaro Sermeño.

La práctica del dibujo, ha sido desde la antigüedad, una manifestación gráfica dentro de las artes, las cuales las podemos registrar desde el paleolítico superior; sin embargo, no solamente en el caso europeo donde el paleolítico superior afloró las manifestación de una dibujística rupestre, donde la magia acompañó al chamán sacerdote, entre sus poderes de invocación, los cuales, llenaba de potencia de energía creadora visual ante la realidad circundante de cazador- recolector.

En todo caso el dibujo fue la manifestación primigenia en las artes visuales, especialmente el trazo en incisión o la línea de carbón o de materiales de origen mineral que dejaban ante eldesgaste sobre la superficie de las paredes una linealidad que representa la simbología de la vida, de lo cotidiano de la vida de los pueblos nómadas.

Posteriormente, en la historia del dibujo encontramos como este consiste en la elaboración de trazos o líneas que parten de un punto prolongado sobre una superficie liza o texturizada; así nace el trazo convertido en imagen gráfica, cada trazo es la manifestación simbólica de lo que denominamos dibujo.

En la antigua China el uso de la Tinta, dio origen a los hermosos trabajos de las diferentes dinastías como la tang, la Chuen, T’ching entre otras donde el dibujo a la tinta es plasmado sobre biombos de sedas. En otras culturas el dibujo se realizaba a igual sobre vasijas o superficies diversas de cerámica, paredes y otras superficies, las griegas, las cretenses entre otras logramos visualizar el trazo como manifestación divina; es el caso de los egipcios, en cuyas mastabas, encontramos murales que narran la transmigración del Ba y el Ka hacia el mundo de los Muertos, especialmente, "El libro de los Muertos”, el cual, nos relata la manifestación mítica de las más de 30 dinastías egipcias en su cosmovisión y del mundo objetivo circundante. En todo caso, es la relaciónde poder económico y políco manifestado en el arte en su complejidad social e histórica.

Los pueblos mesoamericanos, plasmaron muchos dibujos en cavernas y edificaciones, el uso del carbón, asi como la tinta elaborada de diferentes materiales, logra plasmar en vasijas, paredes y demás superficies como los diferentes códices mayas y nahuas tratados de ciencias, historia, astronomía, mágica cosmovisión entre otros.

Sin embargo, el dibujo siguió su proceso de desarrollo visual y técnico así nace el dibujo a la tinta que tanto se cultiva en la actualidad en todo el orbe planetario.

Generalmente sobre papel trazado con plumilla u otro instrumento que utilizamos para dibujar con dicho material. Igualmente, es una de las manifestaciones gráficas del dibujo sobre papel lienzo u otra superficie muy antigua que aparece en china. El dibujo a la tinta es una de las expresiones más interesantes del trazo de todo dibujante; tanto la plumilla, el rapidógrafo (estilógrafo), palillos de dientes, u otros instrumentos como el pincel o medio del que se vale todo dibujante para expresarse y plasmar su obra gráfica, estos instrumentos son utilizados para trazar líneas irregulares o regulares que el graficador con destreza rítmica plasma las imágenes dibujísticas, las cuales se convierten en el dibujo final realizado llamado a la tinta. Cada trazo es una de las prácticas que al tener la expresión del dibujo, éste se manifiesta con frescura, sin esforzar lo que se dibuja, o se realiza, más acciones en torno a la experiencia de dibujarlo encontramos con la frescura del pincel tirando y trazando con tinta china, aunque se tambalea entre la aguada; el dibujo se convierte en un proceso transformador de las imágenes que registra todo dibujante.

Entre las diversas expresiones del dibujo a la tinta encontramos una variedad de estilos, a menudo los los trabajos graficos se diversifican en una cantidad de elementos que nos evocan el trazo del agua fuerte o grabados en metal que es parte de las artes gráficas, nuestro dibujo encierra parte de es cotidianeidad en la que perdura el deleite de expresar a través del trazo lo hermoso de construir diseños fruto de la herencia de la mezcla de las diferentes vertientes estilísticas en la búsqueda de trazar nuevas manifestaciones icónicas.

El dibujo neofigurativo es la expresión interpretativa de la búsqueda de nuevas formas tanto antropomorfas en la dibujística, de esta manera el dibujo se torna metáfora, los trazos se transforman en una serie de tramas que al final es el producto intensivo y arduo de la manifestación gráfica del dibujante.

La metamorfosis de los trazos convierten al dibujo en una muestra del diseño con una fuerte intencionalidad, de esta manera, cada dibujo es la manifestación subjetiva objetivada del dibujante en el lienzo o papel en el cual deposita su energía creadora.

El dibujante se convierte en el intérprete de la realidad y éste, se introduce al mundo creativo, a la dimensión, la universo icónico universal del dibujo artístico.

Es importante manifestar que todo dibujo tiene una intensión, un contenido necesario parido dentro de un contexto histórico, el dibujo es reflejo de la realidad social colectiva, una manifestación histórica de la conciencia social, política, económica y del pensar del creativo en una doble visión o relación dialéctica entre emisor artista dibujante y su público consumidor- receptor que decodifica cada manifestación gráfica.

El compromiso de todo dibujante nacido de las entrañas del proletariado es una de las expresiones de la gráfica, que alcanza en su esencia, una conciencia de clase a través de su trabajo artístico, el cual, es dirigido a la sociedad y en especial, a las clases desprovistas del deleite estético creativo. El dibujo es una manifestación estética creativa, que el artista dibujante cuenta y se vale para expresar sus anhelos, su punto interpretativo de la vida, su ideología en imágenes. Cada dibujo es una manifestación del compromiso con la clase social a la cual pertenece el artista dibujante.

La Memoria Histórica es una temática que le rodea al dibujante, quien testimonia a través de su producción estética creativa parte de esa historia negada por la oficialidad, y que su bagaje en todo caso son las comunidades populares, quien le provee de los más mínimo y de lo más valioso de la información o material de primera mano en la cual el dibujante se vale para realizar su obra dibujística.

atte. Álvaro Sermeño.

Fuentes consultadas:

- Arte y Lucha de Clases. Hadjinicolau, Nicos (1980)

- El Artista Pintor. Minero, Camilo (1972)

- Historia Social del Arte y la Literatura. Hauser, Arnold. (1973)

- La deshumanización del Arte y otros ensayos. Ortega y Gasset, J. (1987)

- La definición de Arte. Eco, Umberto (1990)

- Ensayos Sobre Arte y Marxismo. Sánchez Vásquez, Adolfo. (1983)

No hay comentarios:

Publicar un comentario